CLÍNICA DIEZ TORICES Bienvenidos a nuestra página web

Podología Dermatológica

Las anomalías dermatológicas en el pie pueden producirse por múltiples procesos patológicos locales o sistémicos, así como por procesos infecciosos o el efecto de medicamentos, productos químicos y traumatismos. Siempre que se presenten realizaremos una evaluación exhaustiva para determinar el tratamiento más específico y efectivo.

Hongos

La infección por hongos en la piel de los pies se denomina micosis, y si afecta a las uñas se denomina onicomicosis. Ambas son provocadas por organismos microscópicos que habitan en la zona plantar o interdigital del pie, y que provocan brotes con enrojecimiento y picor. Los hongos suelen ser más frecuentes en personas que sufren de hiperhidrosis (excesiva sudoración) y que utilizan calzado no transpirable.

Para prevenir y tratar esta afección contagiosa, es necesario prestar atención a los factores desencadenantes y cuidar las medidas higiénico-dietéticas. Según el estadio y área afectada seleccionaremos el tratamiento más adecuado.

Uñas Incarnadas

Las onicocriptosis o lo que conocemos de manera coloquial como uña incarnada es uno de los problemas frecuentes en nuestras consultas. Esto ocurre cuando uno o los dos laterales de la uña se clavan en la piel al crecer.

Este proceso se puede llegar a alargar en el tiempo, pasando de una simple irritación local que se puede aliviar únicamente cortando ese segmento de uña, a presentar un componente inflamatorio con dolor y en casos de mayor gravedad desarrollar un cuerpo granulomatoso, de fácil sangrado y con infecciones recurrentes.

Para ponerle solución, nuestros especialistas proceden a evaluar el estadio en el que se encuentra la uña incarnada, exponiendo las alternativas de tratamiento, incluso con posibilidad de solucionar el problema de una manera definitiva en casos de molestias frecuentes, mediante una sencilla intervención quirúrgica de carácter ambulatorio.

Enfermedades no infecciosas de las uñas

El crecimiento, el aspecto de la uña y su entorno pueden alterarse por múltiples procesos patológicos sistémicos, como las enfermedades autoinmunes, provocando un aumento de grosor, cambios de coloración, fragilidad o aparición de manchas ungueales.

Por otra parte, a nivel local la matriz ungueal o nacimiento de la uña, es muy sensible a cualquier tipo de influencia externa, como golpes, microtaumatismos, calzados apretados, lacas ungueales, etc. En caso de ser dañada dará lugar a uñas distróficas, donde el crecimiento de la lámina ungueal se verá alterado muchas veces de manera irreversible.

Papilomas

Cuando hablamos de papilomas o verrugas plantares, nos referimos a una serie de lesiones, que aparecen comúnmente en la planta del pie y son consecuencia del Virus del Papiloma Humano (VPH). Se trata de lesiones muy contagiosas, de rápido crecimiento y se suelen confundir de manera común con las típicas queratopatías (durezas, callosidades) que aparecen en la planta del pie.

Tienen un periodo de incubación muy variable, desde el mes a los 6 meses, dependiendo del estado inmunológico del paciente. Su contagio suele darse de manera más frecuente en piscinas, gimnasios y duchas públicas y la población más predisponente por su tipo de actividad suelen ser los niños y adolescentes.

Para tratar este tipo de lesiones, nuestros especialistas realizan una revisión de la superficie afectada, número de papilomas y profundidad papilomatosa, seleccionando el mejor tratamiento y haciendo un seguimiento controlado hasta su completa resolución.

Dermatitis

El término dermatitis engloba un gran número de patologías de carácter inflamatorio que afectan a la piel y pueden estar desencadenadas por múltiples factores, tanto internos como externos. Se trata de una afección común de la piel que se presenta en formas muy variables.

Frecuentemente implica piel seca con picor o un sarpullido en una piel hinchada y enrojecida.

Los tipos de dermatitis más comunes son: dermatitis atópica, dermatitis de contacto y dermatitis seborreica, entre otras muchas.

Otros problemas que afectan al pie:

Otros problemas a tener en cuenta y que también afectan al pie en mucha menor medida:
- Enfermedades inflamatorias de la piel (psoriasis, queratodermias, etc...).
- Infecciones bacterianas y ectoparasitarias.
- Tumores cutáneos benignos y malignos.
- Exostosis o prominencias óseas bajo la piel o las uñas.

Situación