CLÍNICA DIEZ TORICES Bienvenidos a nuestra página web

Cirugía Mínimamente Invasiva del Pie

Cirugía Mínimamente Invasiva del Pie

La cirugía podológica ha experimentado grandes avances en las últimas décadas, suponiendo hoy día una de las principales alternativas para resolver las patologías y deformidades que afectan al pie. Cuando los tratamientos conservadores resultan insuficientes, la cirugía podológica nos permite actuar sobre el origen del problema, corrigiendo la deformidad para resolver el dolor y recuperar la funcionalidad.
La Cirugía Mínimamente Invasiva o también llamada Cirugía MIS (del inglés Minimal Incision Surgery), es un conjunto de técnicas de microcirugía, que realizadas bajo anestesia local, nos permiten modificar las estructuras del pie para conseguir una corrección permanente de la deformidad. A diferencia de la cirugía abierta tradicional, la Cirugía MIS se realiza a través de incisiones milimétricas, gracias a la monitorización mediante un avanzado sistema de fluoroscopía que permite visualizar las estructuras anatómicas indirectamente. De esta manera, conseguimos mantener la integridad de los tejidos adyacentes, favoreciendo la estabilidad de las correcciones efectuadas y eliminando la necesidad de usar material de osteosíntesis como agujas o tornillos para fijarlas. La sujeción mediante vendaje y sandalia postquirúrgica serán suficientes para mantener las correcciones hasta su perfecta consolidación.

Todo ello se traduce en una significativa mejoría del postoperatorio, reduciendo al mínimo las molestias postquirúrgicas, y acortando el proceso de recuperación, con un gran resultado estético y funcional. Al ser una cirugía de tipo ambulatorio realizada bajo anestesia local, permite al paciente salir caminando por su propio pie, y tener un cómodo postoperatorio durante el cual nuestro equipo supervisa y dirige la evolución del pie mediante revisiones periódicas de control hasta la completa recuperación.

5/5
VENTAJAS DE LA CIRUGÍA M.I.S.


Sin hospitalización:
Apoyo inmediato tras terminar la intervención.

Sin anestesia general:
Bloqueos periféricos con anestesia local.

Microincisiones:
Mínimo daño de los tejidos anatómicos.

Sin tornillos ni agujas:
Con vendaje y calzado especiales que permiten un cómodo postquirúrgico sin la aplicación de materiales externos de osteosíntesis.

Mejor cicatrización:
Menor riesgo de infecciones y mejor cicatrización de los tejidos.

Mínimo dolor:
Al no haber apenas lesión de tejidos el dolor postquirúrgico es mínimo.

Reducción de los plazos de recuperación.
Óptimos resultados estéticos y funcionales.

Patologías que resolvemos con cirugía mínimamente invasiva:

La minimización de la lesión quirúrgica y la mejora de todo el proceso perioperatorio, hacen de la cirugía MIS una técnica especialmente indicada para resolver, desde las patologías más comunes que afectan al pie, hasta deformidades de gran complejidad en las que otras técnicas no han conseguido los resultados esperados.

Éstas son algunas de ellas:

Juanetes ó Hallux Valgus

Deformidad en la que se produce una desviación del 1er metatarsiano y del primer dedo, desarrollando una prominencia ósea lateral (bulto lateral) que suele ser muy dolorosa debido al roce con el calzado.

Deformidades en los dedos

Dedos en garra, mazo o martillo son tipos de deformidades en las que las falanges digitales se desvían, adoptando una posición muy elevada o lateralizada que provoca dolor por el roce con el calzado o entre ellos, llegando a agravarse con dislocación articular.

Metatarsalgias de apoyo

Una metatarsalgia es el nombre genérico que recibe el dolor en la zona plantar anterior del pie. Este tipo de dolor puede venir ocasionado por múltiples razones, la más frecuente es el exceso de presión producido por un desequilibrio en el apoyo de los metatarsianos de origen congénito, agravado a veces por el uso de calzado inadecuado, procesos artrósicos/artríticos, etc...

Callosidades entre los dedos

Las callosidades entre los dedos u «ojos de gallo» son el nombre coloquial que reciben los helomas interdigitales. Estas lesiones de la piel aparecen por la existencia de exostosis o “picos óseos” internos que generan un exceso de presión entre los dedos, produciendo mucho dolor sobre todo al utilizar calzado cerrado.

Sesamoiditis

Esta afección se suele manifestar por dolor agudo bajo la primera cabeza metatarsal, hacia la base del primer dedo. Con frecuencia los huesos sesamoideos situados bajo este metatarsiano sufren una degeneración ósea o aumento de volumen, que produce una inflamación recurrente en la zona, sobre todo durante la actividad física.

Neuromas

Los nervios que pasan entre los metatarsianos sufren con frecuencia alteraciones al resultar comprimidos por el calzado, provocando calambres o adormecimiendo de los dedos, así como un dolor muchas veces incapacitante, que incluso obliga a descalzarse.

Uña incarnada

La uña incarnada es el nombre coloquial que reciben las Onicocriptosis. Se produce por una alteración en el crecimiento normal de la uña, provocando que esta se clave en la piel de la zona lateral, provocando un dolor muy intenso y pudiendo estar acompañado de inflamación e infección. Esto se da generalmente en el primer dedo.

Cicatrices o lesiones de la piel

Bien sea por alguna cirugía previa, por traumatismos accidentales o por patologías dermatológicas, la piel del pie se puede ver afectada produciendo cicatrices fibrosas donde el tejido se endurece (queloides). Estas lesiones pueden resultar muy molestas si coinciden en puntos de fricción durante la marcha, necesitando muchas veces una reparación mediante cirugía plástica.

Somos pioneros en cirugía MIS en España

Tras conocer de primera mano el origen de las técnicas mínimamente invasivas en Estados Unidos en los años 80, en Clínica del Pie Díez Torices nos especializamos siendo pioneros en el uso de esta técnica quirúrgica a nivel nacional. Desde entonces, hemos apostado por su desarrollo y perfeccionamiento durante varias décadas de dedicación profesional, ejecutándola con éxito y mejorando la calidad de vida de miles de pacientes, convirtiéndonos así en centro de referencia en nuestro país.

Prueba de lo vanguardista de esta técnica es que, más de 35 años después, la Cirugía Mínimamente Invasiva se extiende cada día a más especialidades médicas, suponiendo un revolucionario enfoque en los abordajes quirúrgicos, que demuestra importantes ventajas en la resolución de las patologías y recuperación del paciente respecto a la cirugía abierta tradicional.

Diagnóstico personalizado:

Mediante nuestro servicio de Diagnóstico avanzado, conoceremos con exactitud el origen de la afección y su posible evolución con el tiempo. Esto nos permitirá saber si es necesario abordarla quirúrgicamente, y cuando es el momento adecuado para evitar su posible complicación.

En base a nuestra larga experiencia, apreciamos grandes diferencias en las condiciones físicas de cada paciente, por lo que a la hora de planificar cada cirugía, es fundamental adaptar la técnica quirúrgica a las características particulares de cada pie. El éxito de nuestras intervenciones está en el estudio detallado de cada caso, estableciendo pautas postquirúrgicas personalizadas, y realizando un exhaustivo control de su evolución para garantizar el buen resultado de todo el proceso.

El objetivo de nuestro equipo es dar una información completa y fácilmente comprensible, para que cada paciente pueda entender el alcance de su problema y valorar las alternativas de tratamiento sin compromiso alguno, con la tranquilidad y confianza de un buen asesoramiento.

Una sencilla consulta diagnóstica puede aportar información muy valiosa para la salud.

Situación